Konstantín Tsiolkovski, padre de la cosmonáutica

Difunde cultura

Hay personas que están llamadas a convertirse en un referente para los demás, bien por sus habilidades, su inteligencia, su imaginación, su valentía… este es el caso de Konstantín Eduárdovich Tsiolkovski (Nacido en Izhevskoye 1857-1935), el hombre que sentó las bases de la astronáutica y padre de la cosmonáutica actual. Esto nos parecería algo asumible, y ciertamente muy meritorio, de no ser por que las teorías de Konstantin, al igual que las de Einstein, solo fueron plasmadas en papel sin posibilidad técnica de poder ser llevadas a la realidad hasta muchos años después, lo cual lo elevan a la categoría de genio indiscutible.

Konstantin, que había quedado prácticamente sordo en la infancia como resultado de la escarlatina no tuvo posibilidad de ir a una escuela regular, estudió en un gimnasio durante 4 años y pasó otros 3 años más en un sistema de auto-educación, algo así como “apáñatelas como puedas” con los libros de la biblioteca municipal y otros cuantos más que su padre poseía. Tenía diecisiete hermanos.

De inquebrantable voluntad, se retó a si mismo sumergiéndose en la lectura y el estudio como acto para superar su deficiencia auditiva y a la vez demostrarse a si mismo y a los demás que era tan capaz como otras personas sin discapacidad en alcanzar las metas que se propusiera. Algunos años mas tarde, a los 16, pudo estudiar Ciencias en Moscú, donde continuó formándose y leyendo en diferentes bibliotecas asignaturas tales como matemáticas, mecánica analítica, astronomía, física, química, literatura clásica y filosofía. Ejerció como profesor de matemáticas en Borovsk con 22 años de edad, y posteriormente en Kaluga, donde residió hasta su muerte.

“la Tierra es la cuna de la humanidad, pero no podemos vivir para siempre en una cuna

Es sorprendente la imaginación y capacidad de resolución que despertarían en el joven Konstantín Eduárdovich las novelas de Julio Verne así como la influencia de su mentor, el filósofo transhumanista Nikolai Fyodorov, tanto fue así que comenzó a desarrollar las teorías y fórmulas matemáticas para la resolución de los problemas técnicos y posibilitar, al menos de manera teórica, la realización de viajes interplanetarios mediante vehículos espaciales tripulados. En este momento de la historia la ficción comenzó a convertirse en ciencia.

Su enorme ingenio fue capaz de anticipar muchas de las características empleadas hoy en día en el lanzamiento de naves espaciales como por ejemplo el uso de combustibles líquidos (hidrógeno y oxígeno) como combinación ideal para la propulsión de cohetes. Elaboró las fórmulas matemáticas necesarias para calcular la velocidad de un cohete a partir de la fuerza de salida de los gases del propulsor, y un sinfín de teorías y anotaciones llegando a publicar más de 500 escritos incluido uno de ellos titulado “La investigación del espacio mediante vehículos a reacción”, en el que Tsiolkovsky, describía el principio matemático para que una nave pudiera escapar de la orbita terrestre, la que hoy en día se conoce como ecuación del cohete Tsiolkovsky. Fórmula que sigue siendo una de las bases de la ingeniería astronáutica moderna. De la misma manera llevó a cabo diseños de trajes presurizados para los astronautas, tuvo en cuenta la ausencia de oxígeno en el espacio exterior, la ingravidez, también fue visionario en el concepto de nave espacial al concebir un vehículo metálico, alargado y estanco, con distintos compartimentos en los que cada uno de ellos tenía un propósito específico como la sala de mando de la nave, el área de descanso, tanques de combustible, expulsión de resíduos orgánicos, etc…

Otro de sus conceptos aun vigentes y que sentaron las bases de la astronáutica fue el lanzamiento de cohetes por etapas, tuvo la visión de una puesta en órbita mediante distintas fases, tal y como se lleva a la práctica actualmente. Tsiolkovsky también desarrolló el primer laboratorio de aerodinámica ruso en su apartamento.

“La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia.“

Konstantín Eduárdovich Tsiolkovski

Para no dejar de sorprendernos Tsiolkovsky inspirándose en la recién construida torre Eiffel de París, en aquel entonces, desarrolló el concepto (y diseño) de ascensor orbital, una estructura situada a unos 36.000km de altura para acceder al espacio exterior, curiosamente la altitud a la que están situados los satélites geoestacionarios hoy en día. Podemos ver una recreación de ascensor orbital en el film Ad Astra en sus primeras escenas (Ficha película).

Durante las dos últimas décadas de su vida, con el apoyo del estado soviético, Tsiolkovsky continuó investigando, parte de su legado astronáutico comenzó a ser conocido gracias al matemático, divulgador y escritor de libros de ciencia Yakov Perelman, con el que mantenía correspondencia epistolar y al que se le atribuye haber acuñado el término ciencia ficción.

Entre sus trabajos publicados figuran El espacio libre (1883), Sueños de la Tierra y el Cielo (1895) y La exploración del espacio cósmico por medio de los motores de reacción (1903).

Tsiolkovsky nunca construyó un cohete.

Ecuación del cohete Tsiolkovsky

Reconocimientos internacionales.

  • En 1964, se erigió el Monumento a los Conquistadores del Espacio para celebrar los logros del pueblo soviético en la exploración espacial. Ubicado en Moscú, el monumento tiene 107 metros (350 pies) de altura y está cubierto con un revestimiento de titanio. La parte principal del monumento es un obelisco gigante coronado por un cohete y cuya forma se parece a la columna de escape del cohete. Una estatua de Konstantin Tsiolkovsky, el precursor de la astronáutica, se encuentra frente al obelisco.
  • El Museo Estatal de Historia de la Cosmonáutica en Kaluga ahora lleva su nombre. Su residencia durante los últimos meses de su vida (también en Kaluga) se convirtió en un museo conmemorativo un año después de su muerte.
  • La ciudad de Uglegorsk en el óblast de Amur pasó a llamarse Tsiolkovsky por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en 2015.
  • El cráter Tsiolkovskiy (el cráter más prominente en el lado oculto de la Luna ) recibió su nombre, mientras que el asteroide 1590 Tsiolkovskaja recibió su nombre de su esposa.
  • El apartamento conmemorativo de Tsiolkovsky. Un museo creado en Borovsk donde vivió y había comenzado su carrera como profesor.
  • Hay una estatua de Konstantin Tsiolkovsky directamente afuera del planetario Sir Thomas Brisbane en Brisbane , Queensland, Australia.
  • Hay una exhibición de Tsiolkovsky en exhibición en el Museo de Tecnología Jurásica en Los Ángeles, California.
  • Hay una moneda de 1 rublo de 1987 que conmemora el 130 aniversario del nacimiento de Konstantin Tsiolkovsky.
  • En 1919 lo designaron miembro de la Academia socialista de ciencias sociales.

Primera película de Ciencia Ficción rusa (con el asesoramiento científico de Konstantin Tsiolkovsky).

Viaje cósmico (Vasili Zhuravlyov, 1936)

Ficha: https://www.filmaffinity.com/es/film208236.html


0,0
Valorado con 0,0 de 5
0,0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.