Episodio 21: La belleza y el dolor

Difunde cultura

REFERENCIAS DEL EPISODIO

Filmografía destacada

Bibliografía citada

  • La cámara lúcida. Notas sobre la fotografía (1980) (Paidós, 2009) – Roland Barthes
  • Ética marica. Proclamas libertarias para una militancia LGTBQ (Egales, 2007) – Paco Vidarte
  • Sobre la fotografía (1977) (Alfaguara, 2006) – Susan Sontag
  • La cámara de Pandora: la fotografí@ después de la fotografía (Gustavo Gili, 2015) – Joan Fontcuberta
  • Contra la interpretación y otros ensayos (1966) – Susan Sontag. Contiene el ensayo Notas sobre lo camp (1964)
  • SUICIDIO(S) (Grupo 5, 2018) – Guillermo Rendueles
  • Contagio: la evolución de las pandemias (2012) – David Quammen
  • El Sida y sus metáforas (1989) – Susan Sontag
  • Historia de la sexualidad (4 volúmenes publicados entre 1976-1984 y 2018) – Michel Foucault
  • El corazón de las tinieblas (1899) – Joseph Conrad

Más información:



INFORMACIÓN

Nancy (Nan) Goldin nace en 1953 en una familia de origen judío en Washington D. C., pero crece entre varias familias adoptivas de distintas ciudades de Nueva Inglaterra, después de que su hermana se suicidara. Poco después, Goldin entra en una escuela experimental del área de Boston, la Satya Community School. Cuando tiene 15 años, tiene su primer contacto con la fotografía en la escuela; dos años más tarde, cuando empiezan los años 70, Goldin ya aparece como una aspirante a fotógrafa profesional inspirada, según ella misma, “en las imágenes de las revistas de moda moderna”.

En esa época, Goldin empieza a frecuentar la comunidad de Provincetown, un destino de vacaciones de Massachusetts muy popular entre los homosexuales de la Costa Este estadounidense. Allí, la artista conoce a los que habrían de ser habitantes y protagonistas de sus fotografías durante los siguientes 20 años: Bruce, Sharon, Cookie, Waters…

Poco después, Goldin ingresa en la Escuela del Museo de Bellas Artes de Boston, donde se gradúa en 1978. En su promoción también estudian artistas reconocidos como Philip-Lorca diCorcia y David Armstrong, al que había conocido en Satya y que habría de convertirse en uno de los grandes cómplices de Goldin, participando en el grupo de Los cinco de Boston. Además, la fotógrafa empieza a trabajar con películas de color y a emplear luces de flash.

Con ese equipaje, Goldin abandona Boston y se establece en el barrio de Bowery, en Manhattan, donde se topa con el estallido del punk y la aparición paralela de decenas de impulsos contraculturales. En Nueva York, la fotógrafa encuentra el gran tema de su obra: la narración de la vida sentimental y sexual de ese ambiente. Goldin, de hecho, se califica a sí misma como «fotógrafa documentalista».

Para emprender esa narración, Goldin trabaja con series de fotografías que cuentan desde dentro la vida de sus amigos: iniciación, plenitud y dependencia sexual, depresión, pobreza, amor, soledad, violencia, enfermedad… Para enfatizar el efecto narrativo, Goldin presenta esas imágenes en películas que muestran las fotografías sucesivamente. La más famosa de ellas se llama La balada de la dependencia sexual (título tomado de una canción de Bertolt Brecht), y ya muestra el efecto devastador del sida sobre esa generación en 1986. Una de sus series posteriores, La balada desde la morgue insiste en el mismo tema.​

Tanto es así que, poco después de presentar La Balada de la dependencia sexual en Europa, Goldin ingresa en una clínica de desintoxicación, donde sigue trabajando. Allí, el autorretrato se convierte en uno de los temas recurrentes de su obra. Más tarde, la fotógrafa rodaría un documental autobiográfico, I’ll be your mirror, que toma su título de una canción de la Velvet Underground.

Poco después de salir de la clínica, en 1991, Goldin abandona los Estados Unidos y se marcha a Berlín para cuidar de su amigo Alf Bold, enfermo de sida. Desde entonces, la fotógrafa vive entre la capital alemana, París y Yale, donde es profesora.

En el año 1992 exhibe en la Galería Matteu Marks siendo su trabajo objeto de dos grandes retrospectivas itinerantes: una organizada en 1996 por el Museo Whitney de Arte Americano y otro, en 2001, el Centro Pompidou, París y Whitechapel Art Gallery, Londres.

Expociones incluyen la diapositiva y presentación de video Sisters, Saints & Sibilas en La Chapelle de la Salpêtrière, París, las contribuciones a Les Rencontres d’Arles en 2009, en el año 2006 fue admitida en la Legión de Honor Francesa. Posteriormente expone “escopofilia”, la cual forma parte del programa especial en 2011 de Patrice Chéreau en el Louvre. La colonia MacDowell le otorga a Nan Goldin la Medalla Edward MacDowell por su visión permanente y la creatividad. En el mismo año monta una exposición de su obra en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro.

Nan, desde principios de los años 80, estuvo fotografiando niños y actualmente se dedica a hacerlo. Expuso en Atenas un pase de diapositivas en 2010 y luego su versión continuada en 2011 con imágenes que están editadas y sincronizadas con una banda sonora. Algunas fotografías son recientes y otras de su archivo.

Su último libro publicado fue, The Beautiful Smile en 2007 y dijo “Los últimos siete años, no he podido publicar un libro por un contrato y se me ha considerado una artista muerta.”

En el año 2007 recibió el Premio internacional de la fundación Hasselblad por su obra.


5,0
Valorado con 5,0 de 5
5,0 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)
Excelente100%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
Valorado con 5,0 de 5
21 de mayo de 2023

Aunando la experiencia de escuchar vuestro magnífico podcast y visualizar el documental de Laura Poitras sobre la lucha de Nan Goldin contra la familia Sackler, me quedé con un sentimiento encontrado sobre el relato que hace Nan de su adicción directamente causada por el inicio de la toma de OxyContín a consecuencia, creo? que de un esguince de muñeca. Poniendo por delante que la lucha y la denuncia que realiza me parece totalmente lícita y aún mas, valiente y necesaria, mi visión es que no solo fueron víctimas. Obviamente desconocían sus efectos, pero… que hay de, cito textualmente, “siempre mucha droga, mucha coca, mucho speed”. En el Bowery “la sede de Goldín”, no solo jugaban al Monopoly, está claro. Y realmente TODOS estaban enganchados por culpa de la oxicodona???. No deja de ser curioso y tan antiguo como la vida misma que alguien tiene que tener la culpa de tu vida y de tus adicciones. El reconocer, como hace Nan que es adicta ante un tribunal te honra pero no te exime de tu parte de responsabilidad. En su casa corrían las drogas como el azúcar pero, no por Dios!! no es la coca, la heroína, LSD o anfetaminas, es el OxyContin el que nos mata!. Personalmente me falta ver en ese documental alguien que tenga la nobleza de reconocer que ya estaba enganchado antes, o que tras el consumo del fármaco, buscó ayuda sin reengancharse en otras sustancias igual o mas altamente adictivas. Por no hablar del “consumo seguro”, corramos un tupido velo, seguro, en el mundo de las drogas, no hay nada.

Mulan
Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.