I – Caminando poesía

I – Caminando poesía

Cuando el poeta me deja, soy vida,
y cuando la vida me deja, soy poeta.

Que los versos perennes buscan salida,
pues el paso del tiempo les aterra, los envejece,
y a veces mueren en soledad, sin dicha.

Y aunque el poeta, camine siempre poesía,
vive con la asfixia que a la palabra profesa,
pues el verso que se olvida
deja anclas en la conciencia
y el poeta no respira,
si en su aire, no es poeta.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.