Alice Guy Blaché (1873-1968)

Difunde cultura

Nacida en el año 1873, de origen francés, su vida transcurrió entre Suiza, Francia y Chile, aunque desarrolló su carrera profesional como cineasta en los Estados Unidos debido ello en gran parte al estallido de la I Guerra Mundial en Europa.

Alice, que había estudiado secretariado comenzó a trabajar en la Compañía General de Fotografía propiedad de Max Richard, que posteriormente fue adquirida por Léon Gaumont, pionero en la industria audiovisual francesa y fundador de la sociedad de producción cinematográfica Gaumont en 1895, hecho que sin duda acercó a Alice Guy Blaché al nuevo arte e industria emergente que se convertiría en su gran pasión.

Aquel año 1895 los hermanos Louis Nicolas y Louis Jean Lumiere rodaban una de las primeras escenas cinematográficas “La salida de los obreros de la fábrica” con su invento, el cinematógrafo, una máquina capaz de filmar y proyectar imágenes en movimiento. Aunque no fueron los primeros en hacerlo, fue Louis Le Prince, que ya había rodado varias escenas años antes en 1888 con “Traffic Crossing Leeds Bridge” y “La escena del jardín de Roundhay” consideradas como las primeras filmaciones de la historia del cine usando para ello una cámara inventada por él mismo.

En aquella época entre otros aparatos recién inventados encontrábamos también el kinetoscopio, de Thomas Edison (1889), que fue desarrollado junto con su empleado el ingeniero William Kennedy Laurie Dickson entre 1889 y 1895 aunque el invento de Edison realmente no era una cámara sino un proyector unipersonal como se puede comprobar en la foto mostrada mas abajo.

Louis Le Prince en 1888, antes que el kinetoscopio de Edison o el cinematógrafo de los hermanos Lumiere, fue sin duda alguna el verdadero inventor de la cámara cinematográfica tal y como la conocemos hoy, salvando las distancias técnicas. Sin embargo, Le Prince desapareció en circunstancias extrañas cuando se dirigía a patentar su invento en Londres.

Thomas Edison
Louis Le Prince
Hermanos Lumiére
Georges Méliès

Hay que pensar que al estar asistiendo al nacimiento de un arte completamente nuevo, y además en parte tecnológico, las posibilidades eran tan sumamente extensas que cada figura emergente tenía su propia visión del mismo entendiendo el concepto de cine según su criterio e interpretación. Por un lado Georges Méliès concebía el arte cinematográfico desde la perspectiva de mostrar trucos visuales como los que realizaba anteriormente al cinematógrafo en sus espectáculos teatrales, es por ello que las filmaciones de G. Méliès contaban con efectos especiales muy diversos creados por él mismo tales como la cámara rápida, las películas coloreadas o el stop-trick entre otros. Sus historias basadas en las primeras historias de ciencia ficción moderna escritas por Julio Verne de carácter claramente aventurero le propiciaron un gran éxito entre el público.

Por otro lado los hermanos Lumiere no desarrollaron las posibilidades artísticas que ofrecía el cinematógrafo llegando a afirmar que «el cine es una invención sin ningún futuro». El interés que mostraban hacia la técnica fotográfica les llevaría por el camino de la ciencia dejando a un lado las posibilidades comerciales de su invento, por lo que finalmente abandonaron la producción cinematográfica dedicándose únicamente al alquiler de cinematógrafos a terceros.

En tercer lugar el invento de Thomas Edison fracasó por su concepto en si mismo que no iba mas allá de ser un visor de escenas en movimiento sin mayores posibilidades ya que se intentó añadir audio sincronizado a las grabaciones pero no llegaron a funcionar correctamente por su complejidad técnica en ese momento.

Kinetoscopio (Edison)
Cámara (Le Prince)
Cinematógrafo (Lumiere)

Una vez realizada esta puesta en contexto volvamos a la historia de nuestra protagonista, Alice contando con apenas 23 años se las ingenió para convencer a su jefe el Sr. Gaumont y compatibilizar su trabajo de secretaria con la realización de sus primeras filmaciones, entre las que se encuentra la que sería la primera filmación de una historia breve, considerada como la primera película de la historia del cine: “El hada de los repollos” (1896), rodada con una cámara Demeny – Gaumont. Alice combinó imágenes en movimiento con arte teatral creando así la que sería la primera película cinematográfica.

El negocio del cine estaba en auge, por lo que la sociedad Gaumont abrió una sucursal en Nueva York alrededor de 1907, para aquel entonces Alice dirigía la división de creaciones audiovisuales de Gaumont y ya había rodado cientos de cortometrajes denominados “fonoescenas” debido a que contaban con el audio sincronizado en una grabación de fonógrafo. En 1910 Alice se independizó y creó su propia productora, la Solax Company que mas tarde pasó a denominarse Blaché Features en 1913.

Durante este periodo de bonanza Alice realizó cientos de grabaciones, si bien se trataba de películas de corta duración que era lo usual en aquel momento. Prácticamente rodó todo tipo de géneros, comedia romántica, policiacas, género western, incluso llegó a rodar lo que para la época podría considerarse la primera super producción de la historia con mas de 300 extras y 30 decorados “Nacimiento, vida y muerte de Cristo” (1906) de unos 30 minutos de duración para competir con la empresa rival Pathé, que varios años antes había realizado “La vida y la pasión de Cristo” dirigida por Ferdinand Zecca. Como anécdota decir que los créditos de esta película el historiador y crítico G. Sadoul se los atribuyó a Victorin Jasset, asistente de Alice, una muestra clara y fehaciente del machismo imperante en aquella época.

Las mujeres son una autoridad en el campo de las emociones y son las reinas de los sentimientos, y por ende las mujeres son más adecuadas para realizar cine

Alice Guy Blaché – Woman’s Place in Photoplay Production (manifiesto)

En New Jersey construyó uno de los mejor equipados estudios del mundo, donde siguió dirigiendo películas con gran éxito hasta 1920, se calcula que su coste fue de unos 100.000$, una cantidad enorme para la época. Muy probablemente el número de grabaciones en su haber superaba ya las mil en aquellos momentos.

Cabe mencionar también el apartado de los efectos especiales, casi siempre se atribuye su invención a Méliès cuando verdaderamente fue Alice Guy la pionera en hacer uso de ellos en sus películas entre los que cabe mencionar la técnica de sobreimpresiones, la doble exposición del negativo, secuencias en retroceso o la proyección al revés en “Una casa demolida y reconstruida“.

Todo iba viento en popa, hasta que en 1913 Alice comenzó una relación extra matrimonial, se divorció de su marido el camarógrafo Herbert Blaché y a partir de ese momento no dirigió ninguna película más regresando a Francia en 1922, para entonces ya había rodado unas mil grabaciones aproximadamente con la Solax Company, cifra nada desdeñable teniendo en cuenta que ejercía como productora, realizadora, directora y actriz además de rodar multitud géneros siempre desde la perspectiva de contar historias atractivas para el público, sin duda alguna contribuyó en gran medida a establecer y desarrollar el concepto actual que tenemos hoy en día de cine.

Solax Company
Alice Guy y Herbert Blaché

En el año 1953 fue galardonada con la Legión de Honor por el gobierno francés, y cuatro años más tarde la Cinemateca Francesa le rindió un homenaje por haber sido la primera directora de cine de la historia, aunque más tarde la historiografía borró sus rastros que fueron recuperados hace unos años. En 1964 Alice volvió a EE.UU. para intentar recuperar su filmografía si bien esta tarea no fue sencilla ya que el archivo se encontraba disperso y muchas de sus obras habían sido suplantadas por otros nombres masculinos.

Sin duda Alice Guy fue la primera de unas mujeres que fueron pioneras en la nueva industria y arte audiovisual, a las que seguirían otras figuras tan importantes como Dorothy Arzner, la única de sus contemporáneas que consiguió proseguir con éxito su carrera durante la etapa del cine sonoro, Lois Webber la primera mujer en dirigir un largometraje “El mercader de Venecia” en 1914, Helena Cortesina, Elena Jordi o Agnés Varda que inauguró y protagonizó la Nouvelle Vague.

Guy acabó sus días en 1968, a los 95 años, en una residencia de Nueva Jersey, ningún periódico publicó su esquela. Un final que no corresponde, como suele ser mas habitual de lo que sería deseable, con el mérito, el esfuerzo y reconocimiento de esta gran mujer que impulsó y estableció las bases del cine haciendo lo que mas le gustaba, rodar películas.

RECURSOS

  • Ensayo. Alice Guy, en el centro del vacío hay otra fiesta. Autor: Juan Laborda / Editorial Huso, (2022)
  • Ensayo. Alice Guy Blaché: una visionaria olvidada del cine. Autora: Alison McMahan / Ed. Plot Ediciones, (2020)
  • Ensayo. Vida de Alice Guy Blaché. Autora: Alejandra Val Cubero / Ed. Eila, (2016)
  • Documental. Be Natural: The Untold Story of Alice Guy-Blaché. Directora: Pamela B. Green (2018)
BE NATURAL: The Untold Story of Alice Guy-Blaché (subtítulos en español)

5,0
Valorado con 5,0 de 5
5,0 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)
Excelente100%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%
Valorado con 5,0 de 5
23 de enero de 2024

Excelente aporte, lo desconocía y gracias por compartirlo.

Seguiré indagando…

Yazael Bastidas Hernández
Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.