Omega (1996)

Difunde cultura

“La verdad es que yo tenía que haber sido rockero. Me he equivocado, pero en aquel tiempo se hacía lo que se podía”

Enrique Morente (1973)

Primero realizaré una confesión secreta, imprescindible y necesaria, no tengo ni idea de flamenco, pero además creo firmemente que no es necesario para hablar de una obra tan inmensa como Omega, eso si, hay que haber escuchado y sentido muchos estilos de música, de eso si puedo presumir. Una vez reconocida esta confesión se podría pensar que un profano en la materia no tendría por que comentar uno de los discos mas disruptivos de la historia musical española, sin embargo Enrique tampoco entendía mucho de rock, al igual que yo de flamenco, pero su alma deseaba fusionar los dos géneros a su estilo. Tachado el disco Omega por la mayoría de los puristas del género como un engendro mecánico… perdón, engendro musical, surgido de una mente distorsionada, desorientada… pero nada mas allá. Enrique Morente, un valiente y un visionario redefinió el género del flamenco con este disco icónico e irrepetible.

Enrique Morente, que nació en el barrio del Albaicín, Granada en al año 1942 comenzó a interesarse por el arte flamenco en las reuniones familiares y de vecinos como era la costumbre. Enrique el granaíno, como se le conocía en los círculos por los que se movía comenzó a despertar el interés de algunos mentores mayormente por su actitud y creatividad, un anticipo de lo que este gran artista crearía años después. Durante los años 70 su carrera despegó obteniendo menciones como la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Frontera con el Premio Nacional de Cante y siendo reconocido internacionalmente al actuar lugares emblemáticos como la sede parisina de la Unesco o en el Lincoln Center neoyorquino.

Enrique Morente y Leonard Cohen, Hotel Palace, Madrid (1993)

Durante la década de los 80 y primera mitad de los 90 siguió consolidando su carrera profesional si bien ya comenzaba su espíritu creativo a experimentar con otros géneros como la música sacra en el album “Misa flamenca(1991) donde recoge textos de San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Lope de Vega y Juan de la Encina ofreciendo una nueva sonoridad diferente a todo lo que se había hecho hasta entonces, había surgido Enrique Morente el artista innovador, creador, disruptivo, transgresor…

Y entonces, en el año 1996 se lanza Omega, en colaboración con Lagartija Nick (un grupo español de rock y neo-punk también de Granada, fundado en 1991) y otros artistas del ámbito flamenco como Vicente Amigo, Tomatito… entre otros. Por cierto que el nombre de esta banda de rock está basado en el título de una canción del grupo británico post-punk Bauhaus (Bela Lugosi´s Dead).

Sin duda probablemente Omega estaba predestinado a ser grabado con la colaboración de una banda como Lagartija Nick, una agrupación de marcado carácter rockero y neopunk siempre abiertos a la experimentación e innovación en sus sonidos. Una banda que a lo largo de los años ha ido rotando y mutando sus estilos musicales al igual que con sus componentes siendo Antonio Arias (voz y bajo) el único que ha permanecido desde el inicio del grupo.

El disco fusiona los estilos del rock en sus diversos estilos como el thrash metal, con el flamenco clásico de Morente todo ello con las letras de Federico García Lorca y Leonard Cohen. El disco es sublime, por destacar algunas de las canciones mas emblemáticas nombrar Aleluya, Pequeño vals vienés, Manhattan o la propia canción que da título al disco Omega, grandiosas en su esencia, auténticos himnos. Una obra que deja perplejos a críticos y aficionados al género que no saben como reaccionar ante tal creación única. Y es única por que posee una personalidad propias, no es comparable a otros estilos de bandas anteriores de rock andaluz ya existentes como Medina Azahara o Triana que en mi opinión se inclinaban hacia vertientes del rock mas sinfónico y melódico. En Omega esto no existe, es el alma de un poeta que quiere ser rockero y desea cantar a sus referentes a los que admira, en este caso, Federico García Lorca y Leonard Cohen.

La fusión es perfecta, armónica, hipnótica por momentos, y no es necesario ser un experto flamenquista, tan solo escuchar desde el sentimiento. Es una experiencia única, esa categoría de discos que cambia todo lo que viene detrás de él y redefine un género dándole la vuelta por completo.

El año pasado tuve la suerte de poder asistir al Festival del Cante de las Minas de La Unión 2023 y escuchar a su hija Estrella Morente en directo, una digna sucesora de su padre, un maestro irrepetible, un visionario y un creador, un desafiante musical dispuesto a arriesgar, y no como las grandes compañías que solo apuestan sobre seguro (ah si, el capitalismo, se me había olvidado con tanto arte y sentimiento) en este caso la discográfica Sony, que dio un no categórico a la publicación del disco. Fue el sello musical El Europeo el que editó ‘Omega’, gracias al mecenazgo del empresario inmobiliario y arquitecto polaco Antonio Idzikowski, desde nuestro minúsculo rincón le damos las gracias, sin personas como él hoy el mundo sería un poco mas triste, aburrido y gris.

Enrique Morente, allá donde estés tienes nuestra eterna gratitud, eres grande entre los grandes, e igualmente a todos aquellos que hicieron posible este disco complejo, único, eterno.


0,0
Valorado con 0,0 de 5
0,0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.