Sin City (1991 – 2000)

Difunde cultura

Todavía recuerdo como si fuera ayer estar inmóvil delante de aquel kiosko obervando fijamente aquella portada que no me dejaba continuar con mi rutina diaria, sin duda tuve que comprar aquel ejemplar e indagar en su interior para descubrir a uno de los personajes icónicos de los años 90 de la novela gráfica, Marv, protagonista de la gran saga de novelas gráficas de Frank Miller, Sin City.

Hay que tener en cuenta que esta saga de novelas gráficas fue llevada al cine en el año 2005 con Sin City (Ciudad del pecado) y tuvo una secuela en el año 2014 Sin City: Una dama por la que matar, dirigidas por Robert Rodriguez, Frank Miller y Quentin Tarantino la 1ª parte, y solo los dos primeros directores en la secuela del 2014.

Frank Miller es un guionista y dibujante de cómics norteamericano nacido en 1957 que cuenta entre sus publicaciones mas populares The Dark Knight Returns, Born Again, Sin City, 300 y Rōnin, todas ellas con su marcado estilo propio, un estilo que cabalga entre el género de cine negro e influencias orientales por el conocimiento y admiración de la cultura japonesa, si bien su carrera profesional comenzó en la editorial Marvel con la publicación de historias auto concluyentes en distintas colecciones y que se movían entre la ciencia ficción, el género béliconoir terror.

Frank Miller es un veterano profesional de este negocio, ha trabajado con las editoriales mas importantes como DC Comics, Marvel Comics y Dark Horse, esta última donde pudo desplegar toda su creatividad. Estamos ante la figura de un gran creador, uno entre los grandes novelistas gráficos (dibujante y guionista al mismo tiempo), sin duda avalado tanto por las cifras de ventas de sus publicaciones como por la originalidad en sus guiones y la profundidad psicológica de los caracteres que plasma en sus historias, lo cual marca una gran diferencia respecto a la mayoría de autores creando un estilo propio.

Sin City
Frank Miller
Marv

Como decía antes estamos ante un autor con influencias orientales y que adaptó a sus propias creaciones, adentrándonos en temas apasionantes como el de la venganza, sobre todo a través de una de las obras que indudablemente marcaron al autor como fue El lobo solitario y su cachorro, de Kazuo Koike y Gôsheki Kojima. No es la primera vez que esto sucede, recordemos al director de cine Quentin Tarantino que también recibe este tipo de influencias orientales tan importantes y decisivas en el proceso de creación de sus historias y personajes.

Tras estos trabajos basados fundamentalmente en superhéroes, Daredevil, Batman, Ronin, Spiderman, Elektra… llegó la década de los 90 donde colaboró junto con Dave Gibbons para revolucionar las bases de la ciencia ficción con la publicación de “Martha Washington: Give me Liberty“, una historia protagonizada por una heroína femenina de un inmenso carisma y arrojo, Martha Washington, que lucha por unos ideales en un mundo distópico y posible, donde la frontera que separa la libertad y la esclavitud es casi imperceptible. Fue Premio Eisner 1991 a la mejor serie limitada. Posteriormente se publicaron mas historias de esta increíble heroína pero que no tenían la fuerza, el carácter y la originalidad tan sobresalientes de la primera historia.

También en ese mismo año 1991 llegamos a lo que en mi opinión es la obra cumbre de Frank Miller que no es otra sino Sin City, sin por ello desmerecer en absoluto las grandísimas y sobresalientes Batman Returns, Martha Washington o Ronin, que indiscutiblemente son obras magníficas todas ellas. Sin City es una obra producto de la madurez acumuladas que dieron como resultado esta obra sombría y oscura, con una trama absolutamente embriagadora y absorbente, conducida a través de su protagonista principal Marv a lo largo de una ciudad (Basin City) llena de peligros e intereses que van mas allá de lo indecente, me abstengo de hacer spoiler, mejor leéis la novela gráfica, apuesto a que no os arrepentiréis de ello.

Sin City nació como una obra única pero una vez abierta la caja de pandora fue imposible cerrarla visto el grandísimo potencial del personaje y de sus historias. Basado en el género noir mas clásico el dibujo está realizado a una sola tinta (negro), a lo sumo dos y en contadas viñetas donde ese segundo color es utilizado para resaltar un personaje o una emoción asociada a él. El diseño de las viñetas, sus ángulos, las perspectivas son increíbles, incluso me recuerdan atmósferas de películas tales como Dark City de Alex Proyas (1998), la influencia de este comic ha sido innegable en muchos trabajos audiovisuales posteriores.

Esta estética visual tan potente que juega con el negro y el blanco absolutos potencia las historias que están asociadas al universo de Sin City, la corrupción está presente a todos los niveles, ético, moral, financiera, a lo largo de toda la obra y además salpicando a todos los estamentos de la sociedad, ante ello tenemos a nuestros 3 héroes a la vez que personajes emblemáticos en la saga, Marv, John Hartigan y Dwight McCarthy, cada uno con su personalidad. Marv desde la ternura mas inmaculada oculta tras ese rostro semi desfigurado que se yergue como Quijote en un mundo sombrío y podrido. John Hartigan, el policía incorruptible que finalmente también es víctima del sistema, y Dwight McCarthy el detective investigador que sufre los zarpazos de una sociedad corrupta entre mafiosos y delincuentes de cuello blanco que ostentan o luchan por el poder.

Hay que resaltar las tramas de Sin City, en las cuales tratamos con personajes verdaderamente indefensos ante un sistema deshumanizado voraz e implacable, Frank Miller nos muestra como el poder esclaviza a la vez que el sexo y las relaciones amorosas son un elemento también presente y muy importante en toda la obra, estos sentimientos entre los personajes serán los desencadenadores de los temas fundamentales de Sin City, la venganza y la justicia fuera de la justicia materializada por héroes casi anónimos, en la misma linea argumental y de concepto que el grandísimo director de cine expresionista Fritz Lang materializó en la obra maestra cinematográfica “M, el vampiro de Düsseldorf(1931).

Una obra magna, imprescindible, como muchas otras de Frank Miller que analizaré en artículos posteriores. Sin duda otra de esas sagas que no debe faltar en la estantería de cualquier aficionado a la novela gráfica de autor.

Publicaciones linea argumental principal.

  1. “The Hard Goodbye” (1991)
  2. “A Dame to Kill For” (1993–1994)
  3. “The Big Fat Kill” (1994–1995)
  4. “That Yellow Bastard” (1996)
  5. “Family Values” (1997)
  6. “Booze, Broads, & Bullets” (1998)
  7. “Hell and Back” (1999–2000)

Publicaciones comics cortos y Spin-offs.

  1. “The Customer is Always Right” (1993)
  2. “Silent Night” (1995)
  3. “Just Another Saturday Night” (1998)
  4. “Blue Eyes” (1996)
  5. “Lost, Lonely & Lethal” (1996)
  6. “Sex & Violence” (1997)
  7. “Daddy’s Little Girl” (1998)
  8. “The Babe Wore Red and Other Stories” (1994)

0,0
Valorado con 0,0 de 5
0,0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.